Mis tratamientos son personalizados y están basados en la orientación cognitiva-conductual.

 

A través de las sesiones psicológicas le voy dando a la persona las herramientas, habilidades de afrontamiento y recursos orientados a recuperarse, que le permitan en el futuro superar cualquier situación estresante sin que ello implique un nuevo desajuste psicológico, basándome en la relación entre sentimientos, pensamientos y conductas.

 

Sabemos que la mayoría de los problemas psicológicos, están provocados por una serie de pensamientos negativos, que aparecen de forma automática en nuestra mente. La terapia cognitivo-conductual enseña a identificar este tipo de pensamientos negativos, y a cambiarlos por otros pensamientos racionales, que se ajusten a la realidad.  Así, podemos modificar también, los esquemas de funcionamiento mental disfuncionales, mejorando el estado de ánimo y proporcionando estrategias adecuadas, para afrontar el futuro, de una forma realista y adaptativa. 

 

Todo el proceso terapéutico irá acompañado de un trabajo personal de autoconocimiento y crecimiento personal que te permitirá tener mayor conciencia de tus potencialidades y recursos.